Tiempo de cambios. Estamos tan acostumbrados a estar continuamente pensando en mañana que se nos olvida vivir el momento presente. Hace ya dos meses que tuvimos que cerrar puertas y contemplar la vida desde la ventana. Son muchas mañanas y noches sin saber qué va a suceder en el nuevo amanecer. Y desde ese silencio, somos muchos los que nos hemos desesperado, muchos los que hemos soñado y otros muchos los que hemos llorado. Ha sido tiempo de mirar en nuestro interior descubriendo cómo la vida continua y tomando conciencia de lo que ha sido nuestra vida hasta el momento y de esos grandes cambios que queremos que ocurran en nuestra manera de ver y valorar las cosas. Son muchos los valores que estamos aprendiendo desde esta quietud, muchos los valores perdidos que hoy están resurgiendo desde nuestros adentros. El amor a la familia, a los amigos, a la naturaleza, a la vida.


Ya nada será igual. Todos hemos aprendido algo de lo que estamos viviendo. La vida nos ha puesto un «stop» para que valoremos todo lo que tenemos. La naturaleza nos está pidiendo a gritos que subamos la conciencia a niveles más altos de amor al planeta y a todos los que forman parte de nuestra vida, y sobre todo que nos amemos a nosotros mismos. La vida es lo más hermoso que tenemos, por lo tanto valorémosla.

Luz

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar