ROSA DE JERICÓ

ROSA de JERICÓ. Tamaño mediano, viene presentada en bolsa.  Es una planta mágica, procedente del Desierto de Jericó. Cuenta la leyenda que es una planta bendecida, es una gran planta de poder ya que ahuyenta las malas energías en las casas y nos trae paz y armonía. Es utilizada en los negocios como s,imbolo de buena suerte, ya que aumentan las ventas y atrae a los clientes. Atrae habilidad en el trabajo, ofrece salud, fuerzas, felicidad.

Descripción

ROSA DE JERICÓ

La rosa de Jericó, es un helecho considerado una planta muy mágica y misteriosa. Es originaria de los desiertos del norte de África, aunque apareció en Jerusalén, en los años de Jesucristo , de aquí que se le llame la planta de resurrección. Se convirtió en una planta sagrada. Los alquimistas y los magos  la utilizan mucho en sus rituales y recetas esotéricas, bautizándola con el nombre de “Flor Divina». La tradición antigua entorno a esta planta afirma que en su interior se esconde el espíritu del desierto.

Propiedades, mantenimiento y uso de la rosa de Jericó.

-ahuyenta a los malos espíritus y las malas energías.

-atrae la suerte, la prosperidad, la abundancia, al negocio o al hogar.

-nos protege contra toda envidia, evitando el mal de ojo y elimina toda brujería.

-tiene efecto relajante, neutralizando los lugares donde hay mucha energía densa y oscura.

-es un poderoso regenerador de la economía, haciendo que nos fluya.

SU USO:

Ponla en un lugar de tu casa o negocio donde quieres que las energías cambien a positivas. Colocar la planta cerca de la entrada de casa o negocio para protegernos de las personas envidiosas o negativas.

Mantenimiento:

Colócala en un recipiente de cristal sumergiéndola en agua. La primera vez que compramos una rosa de Jericó, debemos dar la bienvenida al espíritu del desierto encendiendo velas(color amarilla o dorada) e incienso. También conviene hablarle a la planta. Posteriormente echamos 3 monedas doradas de curso legal y una piedra imán, para que te traiga mucha suerte. Una vez puesta recitamos la oración que viene acompañada con ella.  A los 3 días de poner la rosa de Jericó, cambiamos el agua y la pulverizamos por toda la casa para que sea bendecida con su agua. La volvemos a meter en su recipiente con nueva agua y ya solo la cambiamos una vez a la semana para mantenerla limpia. Sería conveniente que sea un martes o viernes.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “ROSA DE JERICÓ”
Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar